Tips para desintoxicar el hígado

Hay muchos temas de salud sobre los cuales quiero hablar, pero hay uno especial que cambió mi vida:  desintoxicar el hígado.

El hígado es uno de los principales mecanismos que tiene el cuerpo para deshacerse de toxinas. Este poderoso órgano trabaja incansablemente por nuestro bienestar, limpiando la sangre, produciendo bilis (necesaria para la digestión de grasas)  y almacenando glucosa en forma de glucógeno, que será utilizada como energía mas tarde.

Aunque el cuerpo tiene sus propios mecanismos de desintoxicación vivimos en un mundo intoxicado y es una buena práctica ayudar a nuestro sistema en sus procesos naturales. Las toxinas se encuentran en casi todo lo que nos rodea; productos de limpieza, productos de cuidado personal (como cremas, perfumes, champú, pasta de dientes ), muebles, pinturas de pared, juguetes, alcohol, anestesia, antibióticos y medicinas en general.

A lo largo de los años el hígado esta constantemente filtrando químicos agro-industriales, pesticidas, fertilizantes, conservantes, colorantes, parabenos, flúor, plásticos  y un sin fin de sustancias que llegan a nuestro cuerpo por distintas vías. Pero cuando este órgano se satura el sistema completo colapsa y se presentan enfermedades, síntomas y molestias.

Algunos indicadores de que necesitas desintoxicar el hígado son:

  • Cansancio/fatiga
  • Problemas en la piel
  • Ansiedad, depresión o cambios de humor
  • Blanco del ojo amarillento
  • Picazón
  • Problemas digestivos
  • Dificultad para bajar de peso
  • Constipación
  • Dolores de cabeza, etc

La mejor manera de ayudar al hígado en su proceso de desintoxicación natural es llevando un estilo de vida saludable y consumiendo hierbas y productos naturales que promuevan su funcionamiento. A continuación te doy 7 tips que puedes poner en practica para tener un hígado feliz.

Tips para desintoxicar el hígado

1. Comer una dieta limpia: esto significa eliminar productos alimenticios empaquetados, azúcares y harinas refinadas, en lo posible comer alimentos orgánicos; vegetales y frutas libres de pesticidas sintéticos, carnes de pastoreo libres de hormonas y antibióticos, y eliminar carnes procesadas como jamón, salchichas y embutidos.

Tratar de comer como si viviéramos en una granja; alimentos frescos de estación que vengan directamente de la naturaleza y libres de procesos industriales. Dentro de los más saludables para el hígado están el repollo, el brócoli, el ajo, las ensaladas verdes, la remolacha, el limón y las manzanas verdes.

Para aquellos que les gustan los jugos verdes o jugos de vegetales, estos son una excelente manera de promover la salud del hígado dada la concentración de nutrientes y antioxidantes en estos jugos. Además ayudan a balancear los ácidos del cuerpo haciendo la sangre más alcalina.

Si quieres empezar a tomar estos jugos, en este link encontraras una guía con todo lo que necesitas saber (Guía de jugos y batidos verdes).

2. Tomar agua: Parece obvio pero no se practica como si lo fuera. El organismo de un adulto es 60%  agua, al tomar agua estamos dando un canal de salida a toxinas y ayudando a nuestro cuerpo a cumplir funciones vitales. Como mínimo deberíamos consumir 8 vasos de agua fresca y limpia al día, libre de cloro, flúor o cualquier otra toxina. Tomar agua envasada en vidrio o usar un buen filtro de agua, son buenas prácticas para cuidar la calidad del agua que tomas.

Un buen habito es comenzar el día con una vaso de agua tibia y colocarle un chorrito de limón para hacerla más alcalina. El limón actúa como los ácidos estomacales, ayudando al hígado a producir bilis y haciendo así la digestión y la eliminación mas fáciles.

3. Incluir hierbas que ayuden al hígado. Dentro de las favoritas están:

Cardo de leche (Milk Thistle): Esta hierba contiene flavonoides que promueven el buen funcionamiento del hígado, así como propiedades anti-inflamatorias, anti-virales y anti-oxidantes.

La puedes incluir en tu dieta haciendo un té con la planta natural, comprando bolsitas de té, comprando un suplemento que se administra en gotas y agregarlo a tus batidos, comprarlo en cápsulas/polvo y agregarlo a ensaladas, comprarlo en tabletas y usarlo como suplemento o usar la hierba natural y agregarla a ensaladas.

Cúrcuma (Turmeric): Gracias a su ingrediente activo “la curcumina”, esta raíz tiene potentes propiedades des-inflamatorias, antimicrobianas, antibacterianas y anticancerígenas. Además ha sido utilizada ancestralmente en la cura y mejoramiento de lesiones hepáticas.

La cúrcuma puede ser utilizada como especia para colorear la comida y condimentar, puede ser consumida como suplemento en cápsulas o utilizar la raíz fresca en jugos de extractor o para cocinar.

Diente de León (Dandelion): Lo mejor del diente de león es que crece como hierba mala. Esta planta está llena de vitaminas y minerales y es conocida por tener un efecto diurético en el organismo, permitiendo que el hígado elimine toxinas. También ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, equilibrar los niveles de azúcar en la sangre, aliviar la acidez estomacal y calmar las molestias digestivas.

Esta planta es comestible desde la raíz hasta la flor. Su sabor es parecido al de la rúcala y se puede comer fresca en ensaladas, cocida o en polvo/cápsulas como suplemento.

4. Suda: Sudar es uno de los mecanismo del cuerpo para eliminar toxinas y hacer ejercicios es una excelente manera lograrlo, pues al hacerlo disminuye también la ansiedad, mejora el humor y previene la depresión. Otra manera de sudar es a través de saunas y baños de vapor los cuales deben hacerse con agua pura y libre de químicos para no colocar en la piel los mismos químicos que estamos tratando de desechar.

5. Come hígado: El beneficio más conocido del hígado es su contenido de hierro, ácido fólico, zinc, cromo, colina y cobre. Además contiene vitamina A, ayuda a mejorar el aspecto de la piel, es antioxidante y contribuye a la buena visión.

Hace más de 100 años antes de que la medicina fuera orientada a la administración de drogas, el hígado de vaca era utilizado para tratar enfermedades relacionadas con la toxicidad hepática. Si no puedes comer hígado de vaca porque no te gusta, puedes tratar con hígado de pollo, paté de hígado o comprar un suplemento de hígado disecado.

6. Desintoxica tus emociones: Frustración, resentimiento, no perdonar y rabia son emociones que afectan el hígado directamente. Dentro de un programa de desintoxicación estas emociones deben ser atendidas. La meditación, el yoga, las prácticas de agradecimiento diario o la búsqueda de ayuda de un profesional, un guía o un coach son formas de manejar estas emociones para que no nos enfermen.

Vale la pena preguntarnos si tenemos alguien a quien no hemos perdonado o algún resentimiento guardado hacia otros o hacia nosotros mismo, pues es necesario descubrirlo, atenderlo y sanarlo para lograr un sentido de bienestar general y promover el buen funcionamiento del hígado.

Si quieres desintoxicar el hígado de una manera mas rápida te invito a que explores mi Sugar Detox de 10 días, que tiene como resultado principal la desintoxicación de este órgano vital.

Si crees que este artículo puede ayudar a alguien que conoces no dejes de compartirlo y si tienes alguna duda,  pregunta o simplemente quieres compartir algo con nosotros,  no dejes de hacerlo. ¡Nos encanta saber de ti!

Namaste

Carolina Blaksley

COMPARTE
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Comments

No comments yet